Gobierno de Veracruz, peligrosa parálisis.

Spread the love

Xalapa, Enríquez, Ver.- Sin duda el gobierno de Duarte fue nefasto. Muchos ladrones y una política de endeudamiento irresponsable que comprometió a Veracruz por más de treinta años. Miguel Ángel Yunes Linares aprovechó el descontento popular generado por la corrupción de Duarte y pandilla, y señaló durante la campaña el irresponsable endeudamiento del gobierno y, a demás, aseguró que rescataría Veracruz de manos de los ladrones a los que metería a la cárcel y reordenaría el problema de la deuda.

Hoy, a más de los primeros cien días de gobierno de Yunes Linares, puede verse ya con toda claridad que todo el discurso del gobernante panista, no fue más que demagogia. Las palabras de ayer de Yunes Linares, hoy la casualidad las ha hecho polvo y ese polvo el viento lo ha esparcido y no ha quedado nada. El rostro de Yunes, del verdadero Yunes Linares, está a la vista del que quiera ver. Duarte no solamente sigue libre, sino que presumiblemente lo cuidan las fuerzas armadas del jefe supremo, Enrique Peña Nieto, sus razones tendrá el presidente para cuidar al cordobés prófugo; continúan de diputados federales, Adolfo Mota, Alberto Silva, Edgar Espinoso, etc., y también goza plácidamente de la diputación local Juan Manuel del Castillo, entre otros. Por otra parte la deuda pública sigue creciendo y en un desatino el gobernador declaró que él tiene la formula mágica para convencer a los banqueros de que bajen los intereses para la deuda pública de los veracruzanos. Ha sido una sorpresa para todos saber que el gobernador practica la brujería financiera.

Y si de seguridad se trata, crecen los asesinatos, los robos a casas-habitación, el abigeato, el robo de frutos, los asaltos a mano armada y también los ladronzuelos arrebatan bolsas y celulares a plena luz del día en todas las ciudades; no hay obra pública significativa en toda la ciudad, el campo está abandonado y la ganadería y la agricultura corren el peligro de desaparecer. Productores de mango, de maíz, plátanos, papas, etc., se quejan con amargura por las dificultades para sembrar, y si alguno logra cosechar, vender el producto resulta una odisea.

El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares se encuentra en una parálisis que puede pasar a convertirse en agonía que finalmente lo conduzca a la muerte. Los secretarios del gabinete se han convertido en materia oscura, nadie los puede ver, no están por ninguna parte, empezando por el licenciado Rogelio Franco Castán. En fin, si no hay respuesta para los problemas que se agudizan en el Estado de Veracruz, la federación deberá intervenir, la cámara de senadores y el propio poder ejecutivo federal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *